Teresa de Jesús nació en Gotarrendura, Ávila, en 1515, y murió en Alba de Tormes, Salamanca, en 1582. A los 20 años, ingresó en el convento de la Encarnación de Ávila.
Los datos de su biografía nos hacen pensar que vivió un largo proceso de idas y venidas: enfermedad, lucha personal, búsqueda, acomodamiento, crisis y renacer… Su talla humana y cristiana fue el fruto de atreverse a recorrer una propia y especial aventura interior, siendo fiel a lo que como persona y cristina iba descubriendo. Teresa fue una gran mujer, alegre, comunicativa, cordial y buscadora de la verdad.

Libro de la Vida

Ver

Camino de perfección

Ver

Castillo interior o Las Moradas

Ver